Aprender a catar

¿Hacemos una cata? ¿Por dónde empezamos? Nos os preocupéis, en este post os vamos a contar algunos secretos para realizar una degustación. Lo que pretendemos en una cata es describir el vino mediante palabras, expresar las sensaciones que percibimos y referenciarlo en...

Maridaje

La palabra maridaje deriva del francés mariage(matrimonio), es lo que se pretende conseguir entre dos protagonistas, la comida y el vino. El maridaje, Pairing Accord, son sinónimos para describir un único concepto, una experiencia gastronómica. No es una idea...

Cómo conservar un vino en casa
Ene 27, 2022

El vino evoluciona en la botella… Para descorchar el vino en su punto óptimo de maduración, os recomendamos las 5 siguientes condiciones de conservación:

1. HUMEDAD

Para guardar el vino, debéis escoger un lugar fresco y con buena ventilación, con una humedad entre el 65-80%. El objetivo es conseguir que el corcho ni se seque ni se humedezca. Y es que una falta de humedad podría provocar que el tapón se encoja, entre aire en la botella y el vino se os oxide. Mientras que un exceso, podría propiciar la aparición de mohos y hongos, que también estropearían vuestro vino.

CONSEJO: Además de vigilar la humedad, también es importante evitar guardar el vino en lugares con olores muy fuertes… El armario donde almacenáis los productos de limpieza no sería un buen lugar para vuestra bodega, por ejemplo.

2. MOVIMENTOS

El vino necesita tranquilidad. Por eso hay que evitar ruidos y campos electromagnéticos, movimientos bruscos y/o vibraciones.

CONSEJO: Colocad vuestros vinos de forma que sean muy visibles y no sea necesario mover toda vuestra bodega para encontrar una referencia concreta. Evitar también ponerlos cerca de electrodomésticos como la lavadora o el microondas.

3. LUZ

Las botellas deben guardarse en un sitio oscuro, a resguardo de la luz solar, ya que la luz directa puede oxidar el vino y afectar su color y su sabor. ¿Sabíais que la mayoría de vinos van en botellas de cristal oscuro, generalmente de color verde, precisamente para mitigar la incidencia de la luz del sol?

CONSEJO: Si no disponéis de ningún lugar oscuro como una bodega o un trastero, podéis guardar vuestros vinos en un armario cerrado o en una caja.

4. TEMPERATURA:

Hay que mantener una temperatura constante entre 5ºC y 18ºC, siendo la temperatura óptima entre los 10ºC  y los 12ºC. Así, la “temperatura ambiente” no suele ser la más adecuada para mantener vuestros vinos… ¡Imaginar en verano, por ejemplo, cuando el termómetro puede superar los 25º!

CONSEJO: La cocina no es el mejor lugar para guardar vuestros vinos, ya que es muy difícil mantener una temperatura constante en este espacio y suele ser el más caliente de la casa.

5. POSICIÓN:

Los vinos tranquilos deben colocarse en posición horizontal, de tal forma que el vino se mantenga en contacto con el corcho. Así conseguiréis que el corcho se mantenga húmedo, evitaréis que se seque, se encoja y el vino se os oxide. Lo mismo que puede pasar cuando falta humedad en el ambiente… ¿Recordáis el consejo uno?

¡Importante! Los vinos espumosos son la excepción a esta norma y hay que colocarlos en posición vertical. El motivo es que el gas carbónico que contienen estos vinos tiende a subir y esto permite que el corcho mantenga un correcto nivel de humedad.

CONSEJO: Una vez abierto hay que guardar el vino en posición vertical, tapado y en la nevera. Recordar que durará en buen estado uno o dos días como mucho antes de empezar a oxidarse y que se estropee su sabor.

Una curiosidad: Cuando más llena está la botella, menos oxígeno puede entrar y más tardará el vino a oxidarse. Por eso, una opción puede ser guardar el vino en un envase más pequeño. También podéis utilizar una bomba de vacío para extraer el aire del interior de la botella.

⇒ TIEMPO DE CONSERVACIÓN: Una vez el producto en el mercado, se recomienda un período de consumo de 2 años.